¿Qué es el retrofit y cuanto cuesta?

Si deseas saber ¿Qué es el retrofit? Para resumirlo, entendemos retrofit como la práctica de convertir un coche de combustible tradicional (diésel o gasolina) a híbrido o eléctrico. Por supuesto, esto también es aplicable a las tecnologías del coche. En otras palabras, se trataría de la modernización de coches clásicos.

Las tendencias en tecnología pueden llegar a ser de lo más curiosas y, en muchas ocasiones, solo es posible quedarse boquiabierto por la manera en como estas irrumpen en mercado.

Por esta razón, ahora mismo vamos a tratar una de estas tecnologías que ha ido ganando fuerza en los últimos años al punto que cada vez son más las personas que buscan hacer uso del popular retrofit.

Lo cierto es que la palabra retrofit se puso de moda en la industria de la manufactura a principios de este siglo y por muy buenas razones.

Existen muchas empresas que llevan muchos años trabajando en un determinado sector, esto suele llevar a que los sistemas de producción y la maquinaria que utilizan no solo acumulen años de vida útil, sino que también se van quedando un poco por detrás en comparación a los modelos más nuevos.

Por otro lado, estas máquinas o sistemas, suelen requerir de una inversión considerable para que puedan funcionar de manera correcta. Y es en este punto donde los fabricantes se tienen que hacer la incómoda pregunta:

¿Se debería comprar una nueva maquinaria o reacondicionar las ya existentes?

Es en este punto donde muchos fabricantes y dueños de empresas tienen que enfrentar la realidad de que a pesar que las máquinas, en principio, pueden tener una vida útil de muchísimos años, la tecnología suele avanzar más de prisa.

Sin embargo, para alivio de muchos, esto no significa que haya que estar desechando toda maquinaria al cabo de unos pocos años porque en el mercado ha salido un nuevo modelo que lo hace todo mejor.

A día de hoy es posible seguir obteniendo el máximo rendimiento de nuestros sistemas por medio de un proceso de modernización de algunas de las partes que lo conforman.

De esta manera, se podrá seguir contando con máquinas actualizadas, que cuentan con un mejor rendimiento, mayor seguridad, y todo esto sin la necesidad de gastarse una gran cantidad de dinero en una maquina nueva. Y esto es lo que precisamente es el retrofit.

¿Qué es el retrofit?

El retrofit o también conocido como retrofitting, es un término considerablemente amplio que puede aplicarse a estructuras, objetos, teléfonos, maquinas, luces, puentes, etc.

En términos sencillos, no es más que sustituir las partes de una maquinaria u objeto cuyas piezas originales han perdido o disminuido su desempeño a causa del paso del tiempo y de los nuevos avances tecnológicos.

Por ejemplo, en el sector industrial, el retrofit es un proceso que se lleva a cabo para reemplazar partes de una maquinaria o sistema de producción con el fin de incorporar otras nuevas que posean unas características que hagan que su rendimiento sea mucho más óptimo, brindar una mayor seguridad para los trabajadores, optimizar cuestiones como la velocidad y calidad de producción, automatizar ciertos procesos, reducir costes de mano de obra y aumentar la eficiencia en relación a la materia prima utilizada.

Sin embargo, este no es el único sector donde el retrofit ha entrado fuertemente. En el mundo del automóvil, se instalan piezas más recientes en un coche que ya cuente con una cierta cantidad de años, llegando incluso a realizar auténticas transformaciones, haciendo que un coche pase de utilizar un sistema de combustión para desplazarse a uno eléctrico.

Impacto del retrofit en la producción industrial.

El mundo actual es un lugar cuanto menos interesante. En prácticamente cualquier sector se espera que se haga mucho con pocos recursos.

En el caso de la producción industrial y los fabricantes, esto se traduce en un aumento considerable de la calidad de algún producto, una producción que demuestre ser tanto rápida como más eficiente y, al mismo tiempo, que haya una disminución de los costes de producción. Y por si todo esto no fuera poco, también se espera que los fabricantes tengan un impacto muy leve en todo lo referente al medio ambiente, haciendo de todo el proceso algo mucho más sostenible.

Tendiendo todo esto es consideración, es buena idea considerar como el retrofit puede dar una mano y ayudar a lograr alguna de las metas antes mencionadas:

Seguridad

Como no podía ser de otra manera, la seguridad es una de las áreas de mayor importancia, en especial cuando hablamos de maquinaria pesada y en movimiento. Esto se debe, entre otras cosas, a que las maquinarias más antiguas no cuentan con sistemas de seguridad actualizados.

Sin embargo, es posible adaptar a estas maquinarias nuevas tecnologías que incluyen estas medidas de seguridad, haciendo que puedan ser utilizadas siguiendo algunos estándares y normas actuales como:

  • Contar con barreras de seguridad.
  • Puertas que cuenten con cierre de enclavamiento.
  • El uso de cámaras de seguridad.
  • Vallas de seguridad.
  • Maquinaria con control de movimientos.

Gracias a la incorporación de los puntos anteriormente mencionados, se podrán evitar de una manera más eficaz las lesiones o accidentes de los trabajadores.

Ventajas y desventajas del retrofit

La utilización del retrofit para, digamos, traer de vuelta y acondicionar una maquinaria que ya tiene sus buenos años de uso puede traer una serie de importantes beneficios.

Ventajas de retrofit

Primero que nada, el coste relacionado con una reconstrucción o adaptación siempre suele ser mucho más económico que la adquisición de una maquina industrial nueva.

Esto es porque en el reacondicionamiento se dejan las piezas originales que funcionan y solo se cambian las que sean estrictamente necesarias. No se desperdicia dinero en piezas que sean duplicadas.

Por otro lado, si ocurre alguno problema relacionado con el funcionamiento, este puede llegar a resolverse con una simple reconstrucción, haciendo que la maquina en cuestión siga contando con varios años de vida útil.

Además de esto, también se evita de forma directa un problema denominado como depreciación de un activo nuevo, haciendo que el ROI (Retorno de la inversión) sea máximo.

Desventajas de retrofit

Ahora bien, también existen algunas desventajas que, a pesar de no ser la gran cosa, es importante tenerlas en cuenta a la hora de evaluar si una maquina necesita esto del retrofit.

El primer problema viene asociado con el hecho de que, para cambiar alguna pieza de una determinada maquinaria, esta tendrá que estar fuera de servicio por un periodo de tiempo y asi poder llevar a cabo el retrofit. Esto significa comprometer la producción.

Como ya hemos mencionado, el retrofit suele ser una opción en la que se gasta menos dinero, sin embargo, no necesariamente significa que no supondrá un gasto considerable.

Finalmente, no todas las maquinas que se utilizan en la industria están fabricadas para ser reconstruidas o reacondicionadas. Por esta razón es muy importante que se evalúe de manera individual el caso de cada máquina para lograr saber con precisión si es posible llevar a cabo el retrofit.

Todo lo anterior nos sugiere que la mejor manera de llevar a cabo el proceso del retrofit es durante una parada programada o los periodos previamente definidos para el mantenimiento, de forma que todo salga de la forma más rentable posible.

Es muy recomendable no esperar al punto en que una maquina comience a producir fallos o problemas de rendimiento para hacer uso del retrofit, la mejor idea es siempre tener datos relacionados con el mantenimiento tanto predictivo como preventivo y, en función de estos, decidir cuándo sería el mejor momento.

El retrofit en la iluminación

Por más raro que les suene a muchos, el mundo de la iluminación avanza. La tecnología LED se mantiene innovando con cada día que pasa, produciendo increíbles diseños únicos en luminarias que, además, se pueden adaptar muy bien tanto a distintos espacios como aplicaciones.

Todo esto hace que la iluminación por LED se encuentre muy bien posicionada en el mercado, ofreciendo una gran variedad de opciones como, por ejemplo, al momento de reemplazar un clásico bombillo incandescente o fluorescente por su análogo con tecnología LED. La cosa es que en el mercado es posible encontrar productos retrofit.

La opción retrofit para la iluminación se basa en presentar diseños que puedan sustituir a sistemas actuales de iluminación sin la necesidad de tener que remover toda la estructura o hacer cambios excesivamente drásticos en los cuerpos de las luminarias.

Con esto nos estamos refiriendo a que la iluminación LED vía el retrofit está disponible en los clásicos sockets que son compatibles con las lámparas de toda la vida que se encuentran en el mercado, pudiendo adaptarse tanto al tamaño como a la forma, por lo que resultan en una solución increíblemente cómoda y de muy fácil adaptación.

Características relacionadas con el retrofit para iluminación

  • Se reducen considerablemente los costos relacionados con el mantenimiento y la reposición sin comprometer en ningún momento la calidad de la luz.
  • El método para llevar a cabo el reemplazo es sumamente sencillo, solo es cuestión de desenroscar un bombillo por otro. Esto resulta en un rápido retorno de la inversión.
  • Muy importante, la iluminación de un LED no genera calor o radiaciones que se encuentren en el rango del ultravioleta.
  • Al no contar con metales pesados como el mercurio o el plomo, los LED son capaces de cumplir con las regulaciones más exigentes en todo el mundo. Esto también los hace ser una solución muy óptima para combatir el deterioro ambiental.