Punto de recarga o Wallbox ¿Qué es? ¿Cómo funciona?

Los Wallbox, conocidos también como puntos de recarga para pared, tienen la capacidad de recargar cualquier coche eléctrico o híbrido de manera segura, pues son cargadores que se ubican con anclajes que van en la pared de un garaje unifamiliar, privado o comunitario

La compra de un vehículo eléctrico es un proceso que obliga al usuario a instalar una estación de carga en el garaje donde permanece por largo tiempo el automóvil, con el objetivo de garantizar la adecuada carga de su batería, por medio de un Wallbox o punto de recarga.

¿Cómo es el trabajo del punto de recarga eléctrico?

Los avances tecnológicos en materia de puntos de recarga para un vehículo eléctrico son bastante considerables, por lo que empresas como Endesa ofrecen servicios de recarga con pantógrafos o por inducción, con el objetivo de garantizar la movilidad pública a escala urbana, pues se estima que en los próximos 20 años todos los autobuses serán eléctricos.

En cualquiera de los casos, el funcionamiento de estas estaciones es bastante sencillo, pues basta con extraer el cable del automóvil eléctrico y conectarlo al enchufe del punto de carga; de esa manera comienza la transmisión de la energía desde la red de electricidad hasta la batería del coche, en un tiempo que depende de la capacidad de dicho enchufe, pues hay de carga convencional, semi rápida, rápida y ultra rápida.

¿Cuál es el precio aproximado de esto?

El precio que tiene la instalación de una estación o punto de recarga para coche eléctrico depende directamente de la velocidad de carga, por lo que aquellos que son convencionales y se ubican en una vivienda unifamiliar o garaje privado cuesta unos 350 euros.

En el caso de ellos Wallbox o las instalaciones inteligentes, el coste del punto puede rondar los 1000 euros, pues estas últimas trabajan con una aplicación que facilitan su bloqueo o programación y aportan unos 40 km de autonomía aproximadamente, por cada hora de carga.

Modelos de cargadores para coches eléctricos según el tiempo de carga o la potencia

En el mercado actual es posible encontrar diferentes tipos de cargadores para vehículos eléctricos, cuya diferencia radica en la potencia que tienen y el tiempo de carga que ofrecen, tales como:

De recarga tradicional

Se trata de los enchufes o cargadores más comunes, que se instalan en las viviendas generalmente, pues logran cargar completamente un automóvil eléctrico en un período de cuatro a ocho horas aproximadamente. Para ello se usa la misma potencia y voltaje contratado para la vivienda, como 16 amperios que equivalen a 230 voltios, por ejemplo.

Esto quiere decir que los cargadores de este tipo pueden ofrecer una potencia de 3,7 kW. Para que la recarga sea óptima y garantice una eficiencia energética adecuada, lo mejor es poner a cargar el coche durante la noche, cuando disminuye considerablemente la demanda de energía.

De recarga semi rápida

Este es el tipo de punto de recarga que resulta idóneo para los centros de trabajo o lugares donde el conductor permanecerá por una hora y media aproximadamente, tal como supermercados, centros comerciales, entre otros establecimientos, pues ofrece una carga completa en un plazo de una a tres horas, según la batería del automóvil.

Este tipo de carga usa 32 amperios de intensidad, que equivalen a 230 VAC, por lo que entrega una carga desde 7,4 kW hasta 22 kW.

De recarga semi rápida con corriente alterna o AC

Es el punto de recarga que trabaja con una potencia que va de 7,5 kW a 22 kW, cuya inversión inician puede estar entre los 6 mil y 15 mil euros, con un coste por el servicio de electricidad de unos 3500 euros, si se usa para tres cargas de una hora al día. Cada hora es equivalente a unos 40 km o 120 km de autonomía.

De recarga semi rápida con corriente continua o DC

Es aquella estación que posee 22 kW de potencia, requiriendo una inversión inicial de unos 15 mil a 20 mil euros, cuyo coste anual se ubica en 4 mil euros aproximadamente, si se carga el vehículo tres veces al día durante una hora.

Estaciones de recarga para coche eléctrico

Las estaciones de recarga para coches eléctricos que se instalan en diferentes recintos, ya sean viviendas privadas, garajes comunitarios o establecimientos comerciales, requieren de una planificación previa, debido a que algunas de ellas pueden requerir obras, mientras que otras solo instalación de equipos y cableado.

¿En qué casas se puede ubicar una de estas estaciones?

Los puntos o estaciones para recargar coches eléctricos pueden ubicarse en cualquier tipo de casa o vivienda, ya sea privada, unifamiliar o una comunidad de vecinos.

¿Suelen tardar mucho en la instalación?

Esto es algo que depende de la empresa que contrates para ello, aunque no debería superar los 15 días, desde el momento de la visita de los especialistas hasta la puesta en funcionamiento del punto de recarga para coches eléctricos.

¿Y si el punto disponible en la vivienda no es factible?

Esto es algo que no debe preocuparte mucho, en vista de que los especialistas que hacen la visita previa, realizan un estudio y crean el proyecto con todas las modificaciones que requiere la instalación del punto de carga, así como el coste de esto.

¿Qué tipo de elementos se incluyen en la instalación de este tipo de estación?

La instalación de los puntos o estaciones de carga que llevan a cabo las diferentes empresas suelen incluir en el servicio el enchufe o punto de carga, cuya potencia es elegida por el usuario, lo controles o aplicaciones con la que éstos funcionan, las protecciones para los contadores de las viviendas unifamiliares, así como los armarios con llave en caso de que se trate de una comunidad de vecinos.

Esto también compone las sobretensiones, el magnetotérmico, el diferencial, así como el cable de alimentación. En el caso de una estación que trabaje con energía solar también tiene las placas o los aerogeneradores, dependiendo del tipo de equipos que se instalarán.

Esto no es necesariamente una constante, teniendo en cuenta que los componentes pueden variar, dependiendo de la empresa que se contrata para que lleve a cabo la instalación.

¿La instalación de esta estación es gratuita?

La mayoría de las empresas prestadoras de este servicio ofrecen la instalación gratuita de todos los equipos, siempre que el recinto cumpla con todas las especificaciones que se acordaron previamente.

En caso de que haya que hacer alguna modificación, generalmente ésta va incluida en el presupuesto, que es cerrado, pues así se evitan sorpresas de último minuto. En caso de que quieras añadir un extra puedes solicitarlo y la empresa te consigna el presupuesto para ello. Puedes utilizar los servicios de cualquier compañía de electricidad como Repsol, Endesa, Iberdrola, entre otras.

Diferentes diseños de punto de recargas para coches eléctricos

Las empresas que instalan los centros de recarga para vehículos eléctricos suelen ofrecer enchufes con diferentes diseños; por ejemplo, la empresa Hyundai tiene a disposición de los clientes el IONIQ Eléctrico, cuya autonomía es de unos 311 km con uso combinado, así como 412 km con una sola carga en la ciudad.

Por otra parte, tiene el SUV urbano KONA Eléctrico, que facilita el recorrido de unos 449 km cuando se usa combinado y 619 km en la ciudad. Otra opción es el IONIQ EV, que es eléctrico en un 100%.

Estos son los tipos de puntos de recarga según el sitio de instalación y marca

En el mercado español actual es posible conseguir distintos tipos de punto de recarga para vehículos eléctricos que se diferencian generalmente por su marca y el lugar en el que se instalan.

Por ejemplo, están los Circuitor, que son aptos para garajes interiores y exteriores, por lo que son ideales para uso doméstico porque no afectan los niveles de tensión eléctrica de las viviendas.

Otras marcas reconocidas son Policharger, que facilita la programación del tiempo de carga del vehículo, así como Walbox, que es muy popular debido a que es una instalación inteligente que se ubica en una pared y es apta para garajes comunitarios y privados.

Orbis Viaris es otra marca de puntos de recarga que se pueden comprar con un cargador trifásico o monofásico.

Para una vivienda unifamiliar

Este es uno de los puntos de recarga más económicos que existen, pues se pueden conectar a una toma de corriente del garaje que se alimente directamente del contador de la vivienda, saliendo más económico que otros tipos de instalación. Así, se paga una sola factura al mes en vez de dos.

Para un garaje comunitario

Es el punto que se usa para el garaje de un edificio o comunidad, que se puede conectar directamente al contador de tu vivienda o solicitando un nuevo contador a la empresa prestadora de este servicio. Para esto no tienes que solicitar un permiso sino notificar por escrito a la comunidad de vecinos.

En el caso de pedir la instalación de un nuevo contador, éste queda a nombre del solicitante, a quien tendrán que pedir autorización los vecinos que estén interesados en contar con un punto de recarga para su coche eléctrico. El gasto reflejado en la factura debe pagarse de manera mancomunada en estos casos.

Para los centros comerciales

En el caso de los centros comerciales, estos establecimientos pueden optar por pedir la instalación de varios puntos de recarga para coches eléctricos, cuyo número cubra bien la demanda de los conductores de estos coches. En estos casos lo mejor es optar siempre por cargadores de carga rápida o ultra rápida, pues garantizan una recarga segura en poco tiempo.

Como generalmente la potencia contratada por los centros comerciales es alta, en comparación con la de una vivienda, el punto de recarga se alimenta directamente del contador de energía que surte a todo el establecimiento, pues de esa manera solo se hace el pago de una factura.

Para las estaciones de servicio

Al menos el 10% de las estaciones se servicio o gasolineras de España se verán obligadas a instalar los puntos de carga para coches eléctricos en un futuro no muy lejano, los cuales probablemente sean de carga rápida o ultra rápida y proporcionen al usuario la garantía de una recarga totalmente segura, que les permita continuar su ruta con tranquilidad.

Para los hoteles

En el caso de los hoteles, estos puntos de recarga para coches eléctricos pueden ser desde convencionales hasta ultra rápidos, considerando que los usuarios pasan al menos ocho horas en el recinto, tiempo suficiente para que sus vehículos eléctricos carguen completamente su batería.

Para los parkings

En cualquier parking vendría bien un punto de recarga para vehículos eléctricos para quienes conducen este tipo de coches, pues mientras llevan a cabo cualquier diligencia pueden dejar cargando la batería del automóvil. Es por ello que para estos sitios la mejor alternativa siempre será el cargador rápido o ultra rápido, pues garantizan una carga adecuada al usuario.

Para los restaurantes

Tal como ocurre con otros establecimientos comerciales el restaurante que cuente con puntos de recarga para coches eléctricos resulta muy atractivo para los conductores de estos vehículos, quienes pueden dejar cargándolos mientras se disponen a comer o asisten a una reunión de negocios.

Para estos lugares también se recomienda la adquisición de estaciones que sean rápidas y ultra rápidas, pues garantizan una carga completa del vehículo en un tiempo bastante corto.

En cualquiera de estos sitios en los que se instalan los puntos de recarga para automóviles eléctricos, se puede optar por contratar a la compañía prestadora del servicio que sea más conveniente, teniendo en cuenta que las tarifas suelen variar de una a otra, pues por cada KWh consumido el coste tiende a ser diferente, según las horas en las que se utiliza.

En el caso de las estaciones de carga que se ubican en los parkings, centros comerciales u hoteles, se pueden colocar aquellas que aprovechan la luz del sol, siempre que estén en lugares exteriores en los que puedan recibir la energía durante todo el día.