¿Cómo instalar un punto de recarga en casa?

Una de las barreras más importantes que impiden el ascenso definitivo de los coches que hacen uso de la electricidad como medio principal para ponerse en movimiento es todo lo relacionado con la infraestructura de recarga.

Usualmente se suele poner mucho peso sobre los puntos de recarga públicos, pues es un tema que, ciertamente, se ha ido dejando un poco de lado. Irónicamente, es de las cosas más importantes cuando se considera la posibilidad de adquirir un vehículo eléctrico.

Este tipo de estaciones, en teoría podrían estar ubicadas en autovías o autopistas, lo que sería una solución maravillosa en el caso de que se tenga que realizar un viaje de una gran distancia.

Vamos a ser lo suficientemente claros, el principal problema que debemos tener en mente si lo que queremos es adquirir un Automóvil eléctrico es saber si podremos contar con un punto de recarga al que podamos acudir de manera regular.

Es decir, si podemos darnos el lujo de disponer de una parte de nuestra casa o garaje para hacer de punto de recarga. Pues en estos lugares es donde terminaremos llevando el coche el 90 % de las veces.

Una de las ventajas más grandes de esto es que no tendremos que depender de la infraestructura de la red pública de recarga.

Si, los puntos de recarga que hacen uso de la red pública existen, sin embargo, cuentan con el pequeño inconveniente de que suelen estar a mucha distancia unos de otros, por no mencionar que las facilidades que pueden llegar a brindar al usuario son, siendo optimistas, un poco limitadas.

Por todas estas razones, lo más rentable a día de hoy es instalar nuestro propio sistema de recarga en casa o en un garaje comunitario. A continuación, vamos a hablar con un poco más de detalle acerca de cómo instalar uno de estos puntos de recarga de vehículo eléctrico.

¿Cuánto suele ser el costo asociado a la recarga del vehículo eléctrico?

Tomando a Iberdrola como un punto de referencia, se estima que la recarga realizada desde casa cuenta con un costo de unos 50 céntimos para recorrer un aproximado de 100 kilómetros.

Esto es alrededor de unas 10 veces más barato que el costo equivalente en un vehículo de combustión.

En el caso de las recargas realizadas en la vía pública, el precio que podemos encontrarnos suele ser muy variado, pues depende bastante del tipo de recarga que se necesite hacer.

Tomando de nuevo a Iberdrola como punto de referencia, la tarifa suele ser de unos 0.15 euros por kWh en el caso de la recarga convencional. Si por el contrario lo que se está necesitando es una recarga rápida, el valor estimado pasa a ser de unos 0.3 euros por kWh.

Existen también las recargas súper rápidas o ultra rápidas las cuales, de manera regular, pueden tener un valor de unos 0.5 euros por kWh.

Como dato curioso, por par de Endesa, si la recarga se realiza entre la 1 y 7 de la mañana, los KWh que se entreguen al coche tendrán un costo de cero euros (teniendo un máximo de 250 KWh por bimestre).

Fuera de este horario o en el caso de que se superen los 250 kWh, la tarifa de la recarga podrá variar en función de la tarifa eléctrica domestica que se tenga contratada.

¿Cuánto es el tiempo estimado que se necesita para recargar el coche eléctrico?

En el caso de que nos encontremos en una estación en la carretera, los tiempos de recarga del vehículo suelen estar entre los 20 y 30 minutos de media.

Sin embargo, en función del nivel de carga eléctrica que tenga puede necesitarse de tan solo 5 minutos para recargar completamente el vehículo. Es importante señalar que también dependerá mucho de la potencia que tenga el cargador.

En el caso de que se cuente con una estación de carga en casa, es posible aprovechar la noche para llevar acabo la carga del vehículo.

Autonomía asociada a los coches eléctricos

Este es un punto que no debemos dejar de lado en ningún momento. La autonomía de un coche eléctrico promedio se sitúa en unos 400 kilómetros de media.

Se cuentan con estimaciones lo suficientemente serias que sugieren que, para la próxima década, la autonomía de un coche pasara a ser de unos 700 kilómetros sin la necesidad de recurrir a una recarga.

Como un dato a tener en cuenta, en España, alrededor del 80 % de los desplazamientos que se realizan usando vehículos eléctricos no llegan a superar los 50 kilómetros en un día.

¿Cuánto es el costo al momento de realizar la instalación de un punto de recarga en casa?

En el caso de que se quiera hacer uso de un tipo de recarga Wallbox, la inversión de la instalación podrá oscilar entre los 500 y 800 euros dependiendo de la marca. El precio asociado al material necesario y al transporte de este puede rondar entre los 400 y 700 euros.

Por otro lado, dependiendo del tipo de conexiones que se hagan (simples, complejas o inteligentes) el coste de los materiales puede suponer unos 350 euros adicionales.

Para condesar todo un poco, si optamos por una instalación de garaje comunitario, el precio de toda la operación podrá variar entre los 1000 y 1500 euros. Como siempre, lo mejor es buscar asesoría.

Opciones disponibles a la hora de necesitar una recarga para el coche eléctrico

En los tiempos que corren, existen tres opciones viables en lo relacionado a los puntos de recarga:

  • Punto de recarga en la zona donde se trabaja. Para suerte de muchos, cada vez se vuelve mucho más común que las empresas hagan uso de lugares especiales para tener un punto de recarga para vehículos eléctricos.

Debido a que al final del día los trabajadores pasan muchas horas en la empresa, con tener un punto de recarga de baja potencia suele bastar para cubrir todas las necesidades.

Esto no solo es un beneficio para los empleados, también es una acción que permite reducir el impacto negativo en el medio ambiente (cosa que termina por reducir costos para la empresa).

  • Punto de recarga ubicado en casa. Esta es, muy probablemente, la forma más sencilla y cómoda a la hora de realizar la recarga de un coche eléctrico. La inversión en este tipo de punto de recarga no solo ser demasiado elevada.
  • Punto de recarga ubicado en un garaje comunitario. Debido a la alta concentración de personas en las ciudades, esta suele ser la opción más habitual en todo el tema de la recarga de los vehículos eléctricos.

Punto de recarga ubicado en una vivienda familiar

Como ya hemos comentado, esta es, muy probablemente, la manera más sencilla de hacernos con un punto de recarga para nuestro vehículo y al mismo tiempo es la que menos inversión requiere. Es más, en muchos casos, los garajes ya cuentan con un enchufe convencional con el cual, sin la necesidad de hacer alguna modificación, es posible llevar acabo la recarga del coche.

Este tipo de recarga que se realiza por medio de un enchufe convencional se conocer como recarga ocasional, aunque hay personar que hacen un uso diario de ella.

Para asegurarnos de que no haya ningún tipo de peligro, tanto para la persona como para la instalación, se suele limitar la cantidad de corriente a 10 A y alrededor de unos 2.3 kW de potencia. Esto suele aumentar los tiempos de recarga.

Ahora bien, siempre es recomendable cumplir con la normativa y los estándares de seguridad, por lo que, si queremos añadir este tipo de punto de recarga, se debe instalar un circuito exclusivo desde el contador de la vivienda hasta el punto donde se pretende llevar a cabo la recarga.

Esto sirve por un lado para que la instalación se encuentre bien dimensionada, pues se podrá llegar a pasar un tiempo considerable, y para que cumpla en todo momento con los estándares de seguridad y protección eléctrica necesarios.

Es importante estar seguros que la toma que instalamos es la indicada para soportar las intensidades necesarias a lo largo del proceso de recarga.

Otra cosa importante a tener en cuenta es si queremos añadir lo que se denomina un Wallbox. Esto no es otra cosa que un punto de recarga que se instala en la pared.

Es especialmente útil si nos encontramos con la necesidad de tener unas potencias superiores (entorno a los 16 A en el caso de la corriente y 3.68 kW para la potencia).

Por medio de esto podremos disfrutar de ciertas “comodidades” como un cable integrado, app para los Smartphone, control de potencia, entre otros.

Sin embargo, es importante que tengamos en mente que, de querer añadir este punto de recarga de pared, será necesario añadir un costo extra a toda la instalación.

En términos monetarios, estamos hablando de una cantidad de unos 500 euros adicionales. Dependiendo de la marca, diseño y potencia, este valor puede aumentar bastante.

Punto de recarga ubicado en un garaje comunitario

En el momento en que hablamos de garajes comunitarios, las reglas cambian un poco. El proceso de instalación de un punto de recarga en estos casos suele ser mucho más complicado.

Primero que nada, se debe hacer un aviso a la comunidad en donde se piensa instalar el punto de recarga. Con pasar el aviso es suficiente pues gracias a la Ley de Propiedad Horizontal, no es necesario someterse a una aprobación de una asamblea de propietarios.

Ahora bien, para llevar acabo la instalación de un punto de recarga del tipo garaje comunitario, existen dos tipos de configuraciones a las que podemos recurrir:

  • El garaje se encuentra en la misma comunidad en donde está la vivienda. Es muy común que la plaza del garaje se encuentre ubicada en el sótano de algún edificio. Si este es el caso, las leyes permiten que se haga uso de un cale que vaya desde el contador de la vivienda hasta la plaza del garaje. En la mayoría de los casos esta es la solución más óptima, pues permite que tanto el suministro eléctrico sea compartido tanto por la propiedad como por el punto de recarga.
  • El garaje se encuentra en una propiedad diferente. En este escenario se tendrá que solicitar a la distribuidora un nuevo punto que sirva como suministro y se tendrá la obligación de pagar otra factura eléctrica.

Existe una tercera opción que es alimentar el punto de recarga desde el punto que funciona como el suministro del garaje. En este caso, se requiere que se instale un segundo contador.

Debemos tener claro que, cualquier que sea el caso, la complicación más grande que encontraremos respecto a este tipo de instalación está en la distancia que tendremos desde el contador hasta la plaza de garaje.

En función de la cantidad de metros y de que tan difícil sea el recorrido, el coste de este tipo de instalación puede llegar a aumentar considerablemente.

Sin embargo, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, ha comenzado a realizar los trámites respectivos para modificar el Código Técnico de Edificación con el fin de lograr fomentar que cada vez sean más los edificios que puedan hacer uso de este tipo de puntos de recarga.

Cada vez son más las personas que están haciendo uso de un vehículo eléctrico. Como hemos podido ver, los puntos de recarga son un factor fundamental que puede llegar a determinar si terminaremos adquiriendo o no este tipo de vehículo.

Con el aumento en este tipo de medio de transporte es normal suponer que cada vez existirán más formas que permitirán acceder de manera rápida, sencilla y económica tanto a los vehículos como a los medios para poder recargarlos.

Y no solo nos referimos a los costes asociados a la recarga, también los materiales y procesos necesarios para realizar una instalación en nuestra casa o conjunto residencial.

Leyes y ayudas por parte del sector público son formas que, con el paso del tiempo, terminaran por hacer que toda persona pueda disfrutar de las maravillosas ventajas que tiene un coche que hace uso de la electricidad para obtener la energía que le permita desplazarse.