Centros de recarga para coches eléctricos en hoteles: cómo se hace y qué coste tiene

La estación de carga para coches eléctricos se ha convertido en una necesidad imperante para los hoteles y centros turísticos, pues es un mecanismo atractivo para aquellos conductores que optaron por un automóvil eléctrico y suelen viajar con frecuencia.

Un hotel que cuente con un enchufe para automóviles que funcionan con electricidad, ubicado en su aparcamiento, es un lugar al que asistirán de forma segura las personas que manejan un automóvil o una bicicleta eléctrica, pues esto le garantiza una carga permanente a la batería del coche.

Colocar un centro de recarga para coches eléctricos en un hotel: ¿es necesario?

El uso del vehículo eléctrico se ha incrementado en los últimos años, debido a los beneficios que esto representa para el medio ambiente. Dicha situación ha hecho que en toda España se requiera la disposición de centros de recarga para este tipo de vehículos y los hoteles no escapan de ello.

Y es que los alojamientos turísticos y hoteles que poseen este tipo de elementos se benefician considerablemente por ello, pues es un medio de anticipación a las expectativas de los clientes, ganando de esa manera una mayor ventaja competitiva frente a las demás empresas del sector.

La primera ventaja de estos puntos de recarga de energía para coches eléctricos es que son de la propiedad del hotel, por lo que no se establece vinculación alguna o compromiso de permanencia con una empresa de electricidad como Endesa, por lo que no tienes que pagar un euro de más por ello.

Otro beneficio que tiene esto es que también es una ventaja para los empleados y proveedores, pues tienen la oportunidad de cargar sus coches mientras están cumpliendo su horario de trabajo o visitan la compañía. De hecho, si se dispone de una flota vehicular eléctrica, los autos se recargan en las estaciones, lo que permite llevar un control mucho más preciso de los gastos.

Sin lugar a dudas, la instalación de este sistema es un adelanto a futuro, incluso en lo que a legislación se refiere, pues es muy probable que todos los establecimientos de pernocta como los hoteles y centros turísticos se vean obligados a contar con este mecanismo en un plazo no muy lejano.

Otro punto a favor para los hoteles que tienen estaciones de recargas para coches eléctricos en sus estacionamientos, es el hecho de que esto le ayuda a mejorar la imagen y reputación de la empresa, pues demuestra su compromiso con la lucha contra el cambio climático y el bienestar del medio ambiente.

¿Qué tipo de infraestructura es necesaria para hacer la instalación de la estación de carga?

Cuando se va a instalar una estación de carga para coches eléctricos en un hotel, es necesario que éste cuente con una línea de electricidad que vaya desde el cuadro general hasta la plaza en a que se ubicará el enchufe, que tiene que cumplir con lo establecido en el Reglamento electrotécnico de Baja Tensión.

También es importante adquirir todos los elementos que sean necesarios para ofrecer un servicio de recarga a cualquier tipo de vehículo eléctrico.

¿Qué coste tiene este procedimiento para los propietarios de un hotel?

El coste que tiene la instalación de una estación de recarga para coches eléctricos es un aspecto que suele variar dependiendo de una serie de factores de gran relevancia y que deben considerarse para obtener los mejores resultados, tales como:

La cantidad de cargadores instalados

Según sea la cantidad de cargadores que se instalan en el hotel será el número de vehículos eléctricos que podrán cargar su batería de manera simultánea y, por consiguiente, el número de clientes que pueden disfrutar de este servicio.

Cuanto mayor sea la cantidad de cargadores, el coste de inversión es más alto, por lo que lo más adecuado es conseguir un equilibrio entre la inversión y la ocupación de estos cargadores, pues de nada sirve tener equipos que no estén ocupados por clientes. Además, del número de cargadores depende la potencia contratada y la instalación es un poco más compleja.

La potencia de los cargadores

Como es para un servicio que se prestará, lo más idóneo es adquirir cargadores con la potencia suficiente para que los clientes lo consideren atractivo, que les permitan recargar la batería de sus coches en un tiempo tan corto como sea posible mientras hace uso de las instalaciones del hotel.

En el caso de este tipo de establecimientos, como los huéspedes pasan al menos unas ocho horas allí, lo mejor es ofrecerles los puntos de recarga para el estacionamiento con potencias medias o reducidas. Esto es una ventaja, pues cuando se instalan cargadores con grandes potencias el coste suele aumentar porque exige la ejecución de un proyecto.

Condiciones de la instalación

Este tipo de cargadores se puede ubicar en aparcamientos exteriores o en garajes cerrados. En el primer caso, si la potencia es superior a los 10 Kw, es necesario un proyecto, así como la adecuación de protecciones más complejas porque el equipo estará a expensas de cambios climáticos, sol, viento, lluvia, entre otros

La tecnología disponible

Tal como ocurre con todos los equipos eléctricos, los cargadores de coches eléctricos cuentan con una tecnología específica, dependiendo del modelo y la marca, tal como pantallas tipo LED, inteligencia artificial, entre otros. Cuanto mayor sea la tecnología el coste será mucho mayor.

Los planes de ayuda

Varias empresas de Madrid y otras provincias del país cuentan con una serie de planes de ayuda para costear la instalación de los cargadores para coches eléctricos en diferentes establecimientos. Algunos de ellos financian hasta un 40% del coste, cuyo porcentaje puede variar, dependiendo de las condiciones propias de instalación.

Las principales ciudades turísticas del país como las Islas Baleares, Mallorca, Ibiza, Cataluña, Tenerife o Granada cuentan con una gran cantidad de hoteles y lugares para alojamiento de visitantes, por lo que ya algunos de ellos cuentan con el servicio de recarga para coches eléctricos, mientras que otros se encuentran en trámites para solicitarlo e instalarlo, en pro de brindar un servicio de buena calidad.