¿Qué es un coche híbrido completo o eléctrico híbrido ?

¿Qué es un coche híbrido –a veces llamado híbrido completo o vehículo eléctrico híbrido (VEH)– y cómo funcionan los coches híbridos? Aquí te explicamos todo lo relacionado con esta vertiente de la automoción electrificada

Hoy en día, casi todas las marcas de automóviles venden algún tipo de vehículo híbrido-eléctrico (HEV), y algunas, como Lexus y Volvo, lo ofrecen en toda su gama. La electrificación es la mayor tendencia de la industria automovilística en estos momentos, así que lo más probable es que, si estás buscando un coche nuevo, estés buscando opciones híbridas.

Las ventas de híbridos en España aumentan año tras año, ya que los compradores buscan mantener bajos los costes de funcionamiento y se alejan de los diésel debido a la preocupación por la calidad del aire local. Pero, ¿cómo funcionan exactamente los coches híbridos y cuáles son las diferencias entre los distintos tipos? Nuestra completa guía te lo explica todo.

En términos sencillos, un vehículo híbrido se alimenta de varias fuentes, por ejemplo, un motor eléctrico y un motor de gasolina. Hay varios tipos de híbridos a tener en cuenta; cada uno tiene sus ventajas y desventajas. Sigue leyendo para saber todo lo que necesitas saber sobre el funcionamiento de los híbridos, para qué situaciones son más adecuados los distintos tipos y si un coche híbrido debería estar en tu lista de la compra.

¿Cómo funciona un coche híbrido y cuáles son los diferentes tipos de HEV?

Hay varios tipos de coches híbridos y, aunque todos combinan en cierta medida la energía eléctrica y la de los combustibles fósiles, cada uno funciona de forma ligeramente diferente. Aquí tienes un resumen de todos ellos.

Híbrido paralelo o híbrido completo: El tipo más convencional de vehículo híbrido se denomina «híbrido paralelo», también llamado «híbrido completo», en el que el coche tiene un motor de combustión interna -probablemente de gasolina, pero a veces diésel- además de una batería y un motor eléctrico. Hay tres formas posibles de propulsar el coche: usando sólo el motor, usando sólo el motor eléctrico o con el motor trabajando en tándem con el motor eléctrico.

El Toyota Prius es quizás el híbrido paralelo más conocido. Fue el primer coche híbrido que se vendió en el Reino Unido y ha sido un éxito de ventas desde su lanzamiento en 2000. El Prius actual cuenta con un motor de gasolina de 1,8 litros asociado a un motor eléctrico. Dependiendo de las circunstancias, el Prius se alimenta totalmente del motor eléctrico, del motor o de una combinación de ambos.

La batería del Prius se carga con el motor de combustión interna, lo que significa que no es necesario enchufarla para cargarla. La batería también se carga al frenar, gracias a los frenos regenerativos de a bordo que almacenan energía cinética y la transfieren a la batería. El inconveniente de este tipo de híbrido es que sólo puede circular en modo eléctrico de cero emisiones a baja velocidad y en distancias muy cortas.

Híbrido enchufable

Un vehículo híbrido eléctrico enchufable, o PHEV para abreviar, es similar a un híbrido paralelo en el sentido de que hay dos motores a bordo: un motor de combustión interna y un motor eléctrico. De nuevo, pueden funcionar solos o en tándem.

Sin embargo, la diferencia clave es que la batería de un PHEV es más grande que la de un híbrido paralelo, lo que permite al coche viajar más lejos en modo puramente eléctrico. Otra distinción importante es que, además de recargarse en movimiento, la batería del motor eléctrico puede enchufarse para recargarse.

Esto significa que los propietarios deben tener una forma de recargar su coche en casa, o utilizar uno de los miles de puntos de recarga públicos, con el fin de aprovechar al máximo la autonomía eléctrica del PHEV y así mantener sus costes de funcionamiento al mínimo. Un ejemplo habitual de vehículo eléctrico híbrido enchufable es el Mitsubishi Outlander PHEV.

Híbrido de autonomía extendida

Una diferencia clave es que, mientras que el motor de combustión interna de los híbridos paralelos y los PHEV puede impulsar las ruedas del coche, en un extensor de autonomía, el motor nunca se utiliza para este fin. En su lugar, el motor de combustión interna -a menudo una unidad de gasolina muy pequeña de menos de un litro- se utiliza exclusivamente para recargar las baterías cuando se agotan.

El coche se acciona completamente con el motor o los motores eléctricos de a bordo. Como el híbrido de autonomía extendida depende de la batería para impulsar el vehículo, el tamaño de las baterías suele ser mayor que el de un híbrido paralelo o un PHEV. A medida que la autonomía de los coches puramente eléctricos ha ido aumentando, los extensores de autonomía han caído en desuso; por ejemplo, BMW ya no fabrica la versión «REx» del i3.

Ventajas e inconvenientes de los coches híbridos: ¿merecen la pena los HEV?

Donde los coches híbridos tienen realmente sentido es en las ciudades. La mayoría de los híbridos paralelos utilizan el motor eléctrico a bajas velocidades: el Toyota Prius, por ejemplo, utiliza su motor eléctrico para impulsar el coche sólo por debajo de los 24 km/h. Además, como la conducción en ciudad suele implicar muchas frenadas, los frenos regenerativos ayudan a mantener la batería cargada, lo que proporciona una mayor autonomía de conducción eléctrica. Lo mismo ocurre con los PHEV y los extensores de autonomía.

Ambos utilizan el motor eléctrico y la batería para impulsar la mayor parte de la conducción a baja velocidad, lo que ayuda a ahorrar combustible. Donde los coches híbridos tienen menos sentido es en la autopista y en los viajes largos. Esto se debe a que la energía de la batería se agota rápidamente y el coche tiene que depender del motor de combustión interna para seguir avanzando.

Impuesto de circulación para los coches híbridos (HEV)

Los coches híbridos se encuentran en una franja impositiva más baja que sus equivalentes con motor de combustión interna. Esto se debe a que el impuesto de circulación en el Reino Unido se basa en las emisiones de dióxido de carbono por kilómetro, y los motores eléctricos a bordo -que son de cero emisiones- reducen las emisiones totales de CO2 de los híbridos. Por ejemplo, un Prius (o cualquier otro híbrido) cuesta 164 al año en concepto de impuestos, frente a las 176 € de un vehículo puramente de gasolina o diésel. Los híbridos usados y los enchufables tienen tipos impositivos aún más bajos. Por ejemplo, un Prius matriculado antes del 1 de abril de 2017 no paga impuesto de circulación. De hecho, cualquier vehículo que emita menos de 100 g/km de CO2 matriculado antes de esa fecha paga cero impuestos de circulación.

¿Cómo se cargan los coches híbridos (HEV) y hay que cargarlos?

Un híbrido paralelo, como el Prius, no necesita estar enchufado para cargarse. En su lugar, la batería de a bordo se carga con el motor de combustión interna mientras el vehículo circula, y también a través de la energía cinética creada al frenar. En un vehículo eléctrico híbrido enchufable, la carga también se realiza con el motor y los frenos. Sin embargo, debido al mayor tamaño de sus baterías, los PHEV también necesitan estar enchufados para cargarse, ya sea en casa o en una estación de carga pública.

Deja un comentario