Punto de recarga estándar o vinculada

El uso de coches eléctricos es una moda, pues cada vez son más personas que sienten interés por dejar a un lado el coche de combustión de toda la vida y entrar a usar una nueva tecnología como son los coches que funcionan con electricidad.

Para suerte de todos, los modelos más recientes de este tipo de coches cuentan con una gran autonomía, lo que significa que podremos conducir por más tiempo sin tener que preocuparnos por hacer una recarga de la batería.

Por otro lado, los coches eléctricos son aliados del medio ambiente, pues prácticamente no contaminan y están avalados por la ley.

Sin embargo, la duda más común de las personas a la hora de hacerse con uno de estos vehículos está asociada al lugar en donde deben ser cargados con corriente eléctrica.

A continuación, trataremos este tema para asegurarnos que se tenga la suficiente información a la hora de cambiar de un coche tradicional a uno de electricidad.

¿Dónde instalar los puntos de recarga para un coche eléctrico?

La realidad es que los coches que usan la electricidad como principal fuente de energía para desplazarse pueden ser recargados en una gran variedad de lugares diferentes.

Punto de recarga en casas que sean unifamiliares

En este caso, la instalación de un punto de recarga se hace uso de un enchufe convencional o con un punto específico que permita ser usado en parkings privados.

Esta es, sin lugar a dudas, la solución más efectiva para disminuir le coste de recargar de nuestro coche eléctrico mientras estamos durmiendo.

Punto de recarga en lugares con garajes comunitarios o en comunidades de vecinos

Resulta que los puntos de recarga para coches eléctricos también pueden ser instalados en lugares como parkings comunitarios que pertenezcan a edificios de viviendas.

Llevar a cabo esto es igual de sencillo que en caso de las viviendas unifamiliares y simplemente es una alternativa más para cubrir las necesidades energéticas de los usuarios de coches eléctricos. Al igual que en caso anterior, el coste relacionado con la carga del vehículo suele ser bastante bajo.

De manera habitual, este tipo de puntos de recargas que se instalan en una comunidad de vecinos se instalan en dos fases:

Primero, la comunidad se encarga de realizar una instalación eléctrica troncal la cual se encargará de llevar el cable a cualquier plaza en el parking privado.

Segundo, cada vecino tendrá la opción de comprar una plaza de necesitarlo, conectándose así con el troncal.

Esta es una metodología que ha resultado ser efectiva para poder instalar un punto de recarga en cada plaza de un parking privado siempre que un vecino lo necesite y haga la solicitud.

En otras palabras, este caso no es como el de un centro comercial donde cada punto de recarga se encuentra al alcance de cualquier persona.

De manera habitual, una estación de carga en un parking privado no se comparte con otros vecinos. La propiedad del dispositivo de recarga pertenece a cada uno de los clientes.

Punto de recarga para flotas de Vehículos

Resulta que los grupos de taxistas o las empresas que hacen uso de coches eléctricos son de los sectores que, en los últimos tiempos, han apostado muy fuerte por todo el tema de la movilidad eléctrica.

Es por esta razón que suele ser una estupenda idea el instalar un punto de recarga para coches eléctricos en el parking de la empresa o donde se suele aparcar la flota de vehículos, pues hará que se ahora una importante cantidad de dinero en la factura eléctrica.

Por otro lado, también aumenta la productividad, pues se aprovechan las horas que antes se tenían que utilizar para desplazarse hasta la estación de recarga publica más cercana.

Punto de recarga en la vía publica

Esta es una de las inversiones que mejor repercusión suele tener en los ciudadanos, pues fomenta el de manera positiva el uso de la denominada energía verde al tiempo que promueve la movilidad ecológica, disminuyendo el impacto negativo de los vehículos que hacen uso de un motor de combustión (gasolina o diésel).

Puntos de recarga en centros comerciales

Esta es una opción sumamente práctica, pues permite a los dueños de un coche eléctrico dejar aparcado el Vehículo en la zona del parking mientras disfruta de una tarde de compras, de cine o de cualquier otra actividad.

¿Cuánto es el costo de instalar un punto de recarga para nuestro Vehículo eléctrico?

La cuestión es que el precio del punto de recarga de un Vehículo eléctrico está muy relacionado, por un lado, con la velocidad de carga y, por otro, con el tipo de instalación en donde se esté llevando a cabo la recarga.

Recarga estándar o vinculada

Si la recarga del coche se lleva a cabo por medio de un enchufe convencional estamos hablando de una de las recargas más económicas, rondando en unos 350 euros.

Normalmente esta toma cuenta con unos 10 amperios de corriente y una potencia máxima de unos 2,3 kW.

Se calcula que cada hora de conexión a este punto de recarga nos estaría brindando unos 15 km de autonomía para nuestro coche eléctrico.

Ahora bien, si por el contrario la recarga se lleva a cabo por medio de un Wallbox o un punto específico de carga, el monto inicial para la instalación será de unos 1.000 Euros y cada hora en la que se esté conectado a este punto obtendremos unos 40 km de autonomía para nuestro vehículo.

Es importante señalar que este tipo de enchufe pueden ser programados por medio de una App. Suelen contar con una Potencia de entre 3,7 kW y 7,4 kW y unas corrientes de 16 A y 32 A.

Es importante tener en mente que, si este tipo de instalaciones se quieren llevar a cabo en comunidades con parkings privados, los costos pueden llegar a variar bastante.

Esto debido a que se suman diferentes factores como el número de plantas, el tipo de conexión, la cantidad de plazas a instalar, entre otros.

Recarga semi-rapida

Este es el tipo de instalación más recomendado si lo que se necesita es recargar una gran cantidad de vehículos o si se pretende instalar en zonas como parkings públicos, centros comerciales o simplemente se necesita una recarga un poco más rápida.

Este es un tipo de instalación que varía en función de si se hace uso de corriente alterna o corriente continua. Este tipo de instalaciones suelen recargar la batería del coche eléctrico en un tiempo estimado de entre 1 o 2 horas.

  • Si el punto hace uso de corriente alterna, el costo podrá oscilar entre los 6.000 y 15.000 Euros. Llegando a obtener unas Potencias de entre 7,5 y 22 kW. Por cada hora de uso, un coche eléctrico es capaz de conseguir una autonomía de entre 40 y 120 km.
  • Si el punto hace uso de corriente continua, el costo de la instalación puede variar entre los 15000 y 20000 Euros. En este caso se obtiene una Potencia de 22 kW. Por cada hora de uso, un coche eléctrico podrá obtener alrededor de 120 km de autonomía.

Recarga rápida

Estos son los puntos de recarga que se suelen encontrar en las vías públicas, también son conocidos por el nombre de “electrolineras”.

Estas estaciones pueden llegar a hacer tanto de corriente alterna como continua, llegando a obtener Potencias que varían entre los 43 kW y los 50 kW.

Este tipo de instalaciones suele tener un precio de 50.000 Euros, por lo que es normal verlas en instituciones públicas o en gasolineras.

Por cada 20 minutos de uso en este tipo de estaciones de recarga, un coche es capaz de obtener 120 km de autonomía.

El importante crecimiento de las redes de carga

El caso de Tesla

Es importante que hagamos un pequeño apunte antes de continuar. Es imperativo separar a la compañía Tesla del resto de fabricantes asociados al mundo de los vehículos eléctricos.

La razón de esto es que la compañía dirigida por Elon Musk es la una fabricante que, a día de hoy, dispone de la única red la cual permite a sus usuarios el hacer un uso normal de un coche eléctrico prácticamente a las mismas condiciones que un coche que uso un motor de combustión. Esto es algo que Tesla ha logrado conseguir a tres niveles diferentes.

Primero que nada, cuentan con un Wallbox para poder realizar una recarga vincula en nuestro hogar. Por medio de esto, el coche eléctrico podrá ser cargado por las noches y así recuperar la carga para el día siguiente.

En este caso en concreto, es posible obtener potencias de entre 3,7 kW y 7,3 kW, las cuales son las medidas usuales que se suelen ofrecer en el caso de las viviendas (siempre con un sistema monofásico). Este tipo de corriente ofrece la carga eléctrica necesaria para el día a día.

En un segundo nivel nos encontramos con las redes de recarga que ha sido ubicadas en hoteles o instalaciones de recreación.

En este caso, es posible aumentar la potencia a la hora de realizar la recarga, llegando a unos niveles de hasta 11 kW (usando corriente alterna trifásica). Esto significa que en muy poco tiempo seremos capaces de recuperar una buena parte de la autonomía del coche eléctrico.

Por último, el tercer nivel está relacionado con las conocidas estaciones Superchargers (Supercargadores). En este caso, es posible alcanzar unos niveles de potencia de entre 140 kW hasta unos 250 kW.

En la actualidad, existen alrededor de unas 16.000 instalaciones de estas entre América del norte, Asia y Europa.

Aumento general de los puntos de recarga

Ahora bien, dejan un poco de lado a Tesla, nos encontramos con un aumento considerable en el número de estaciones de carga.

Según las cifras que proporciona el Observatorio Europeo de Combustibles Alternos, existen nada más y nada menos que unos 161.426 puntos de recargar públicos.

De esta cantidad, 136.958 son para realizar recargas de oportunidad, por lo que son estaciones de carga capaces de alcanzar potencias de hasta 22 kW en corriente alterna trifásica. EL resto son estaciones de carga rápida que no suelen superar los 50 kW.

Las intenciones de la Unión Europea (UE) es contar con un aproximado de 44 millones de vehículos que hagan uso de electricidad como fuente principal de energía y, al mismo tiempo, multiplicar por 15 la cantidad de estaciones de recarga para el año 2030.

Esto es necesario si lo que se quiere es poder alcanzar las metas relacionadas con la disminución del impacto negativo al clima para el año 2050.

Según cifras de la organización Transport & Environment (T&E), en la actualidad existen alrededor de unas 185.000 estaciones de recarga públicas.

Este número, aunque parezca muy grande, es suficiente para satisfacer las demandas de la flota actual de Vehículos, sin embargo, no contempla poder satisfacer las necesidades a corto plazo.

Esta organización señala que es importante aumentar el número de postes de recarga. Concretamente, 3 millones de estos para el año 2030 y en 1.3 millones para el año 2025.

El informe realizado por T&E también apunta a que la inversión necesaria para llevar a cabo todo este enorme proyecto de redes de recarga para vehículos eléctricos en Europa se sitúa en unos 20.000 millones de Euros en un periodo de 11 años.

Esto quiere decir que se necesitaran unos 1.800 millones de Euros al año para satisfacer las demandas tanto del sector público como del sector privado.

También se explica que la mejor opción es priorizar tanto los hogares como los centros de trabajo para la instalación de estas estaciones de recarga.

Por otro lado, entre un 20 % y 30 % de la red de recarga para vehículos eléctricos debería ser ubicada en zonas que cuentan con una baja densidad de población.

Todos estos datos, a primera vista, dan un cierto aire alentador en cuanto a la implementación de toda esta red de movilidad eléctrica.

Sin embargo, los conductores de este tipo de vehículos necesitan contar con una infraestructura la cual no solo sepan usar, sino que también les ofrezca eficacia y seguridad.