Potencia para cargar un coche eléctrico

Al momento de adquirir un automóvil eléctrico es necesario conocer la potencia que esté requiere para completar la carga de su batería, en ese sentido, también es importante conocer los diferentes aspectos relacionados con su recarga.

Por esta razón es que en el siguiente artículo vamos a comentar toda la información que necesitas saber, pasando por la potencia que requiere tu coche eléctrico, hasta los lugares a los que puedes acudir para lograr la carga de tu vehículo eléctrico o híbrido enchufable.

¿Cuánta potencia necesita un coche eléctrico para cargarse?

De manera muy básica, un automóvil eléctrico requiere una potencia mínimade 2,3 kW, no obstante, es recomendable disponer con una potencia mínima de 3,6 kW. En ese sentido, de ha recomendado de manera repetida disponer de un punto de carga con una potencia de 7,4 kW.

De esta manera, si por cualquier razón recorres más kilómetros y produces un mayor consumo en la batería, ya podrás contar al siguiente día con el automóvil eléctrico completamente cargado.

Te pongo un ejemplo:

Una batería media en un automóvil eléctrico de 35 kWh toma un tiempo de 15 horas para cargarse al máximo con una potencia de 2,3 kW. Si en este caso contamos con 3,5 kW de potencia, el tiempo que tomará la carga completa bajaría al menos 5 horas, y lo que antes era 15 horas, puede bajar a 10 con 7.4 kW de potencia.

¿Dónde puedo cargar mi coche eléctrico?

Si vas a comprar un automóvil eléctrico es imprescindible tener el conocimiento de donde puedes acudir para la recarga del mismo, ya que este aspecto será fundamental para que puedas sacar el máximo provecho a una movilidad sostenible. En esta vía, los sitios a donde puedes acudir para recargar la batería de tu coche eléctrico son:

En casa

Esta es la manera que mayor comodidad ofrece para la recarga de un automóvil eléctrico. Asimismo, contamos con el gran beneficio de que podremos completar la carga en un 90 – 100% los requerimientos energéticos del vehículo.

Salvo algún viaje o recorrido largos, la instalación de un punto de recarga en nuestra casa es muy necesaria, ya que nos va a permitir aprovechar todo lo que nos ofrece un automóvil eléctrico.

En caso de que optes por la instalación de un punto de recarga en casa, podrás gozar de muchos beneficios relacionados con las tarifas del servicio de luz, las cuales se optimizarán para fomentar la carga de un coche eléctrico.

En puntos de recarga

Estos se encuentran normalmente en centros comerciales, hoteles, centros de oficina y algunos grandes supermercados.

Estos puntos de recarga son ideales para dejar el coche cargando mientras se realizan otras ocupaciones, y, si bien en muchos casos tienen precios bastante económicos, cuentan con la gran ventaja de que muchas veces se puede optar por este servicio de manera gratuita.

Plazas de parking reservadas

En España ya es una realidad en muchas ciudades la reserva de una plaza parking, la cual cuenta con el punto de carga y unos 160 kWh de energía, que alcanzan para unos 1.000 kilómetros. Todo en un alquiler mensual.

Si cerca de casa cuentas con estas plazas de parking y no deseas instalar un punto de carga en el inmueble, es muy buena opción optar por su alquiler.

Electrolineras

Una electrolinera se usa especialmente al momento de realizar viajes largos y requerir una carga rápida a medio camino.

Los diferentes planes en el continente europeo para lograr una movilización eléctrica ofrecen la instalación de electrolineras en los mismos lugares que las gasolineras de toda la vida, al igual que implementación de parques de estaciones de carga.

Cómo ya explicaba, estos son ideales cuando se requiere de una recarga rápida, ya que las electrolineras presentan potencias superiores a los puntos domésticos de carga. De igual manera, es preciso que el vehículo tenga la capacidad de lidiar con una potencia superior a los 150 kW de corriente continua.

¿Cuál es la potencia de un punto de recarga para coches eléctricos?

Los puntos de carga que se instalan en casas unifamiliares o garajes de la comunidad, llamados también como Wall, pueden recargar una batería a diferentes potencias, las cuales van desde los 3.7 kW, pasando por los 11 kW, llegando incluso hasta los 22 kW.

Asimismo, estos puntos de recarga mencionados, a diferencia de los puntos de carga rápida instalados en una estación de carga o electrolineras que usan corriente continua, estos se valen de la corriente alterna.

Del mismo modo, los puntos de carga cuya potencia se encuentra entre los 3.7 y 7.4 kW, se encuentran conectados a un sistema monofásico, en cambio, aquellos puntos con potencias de 11 y 22 kW, son conectados a un sistema trifásico.

Tipos y los diferentes tiempos de recarga para un automóvil eléctrico

Al día hoy existen 4 tipos de recarga, la lenta, normal, semi rápida y la rápida. En este sentido, como su nombre lo indican, estas podrán variar el tiempo que dure la recarga de un automóvil eléctrico.

En general, la manera que se recomienda cargar un coche eléctrico o vehículo híbrido enchufables, es por medio de una carga normal, este tipo de carga no sólo sale más económica, sino que también va a mantener a la batería en buenas condiciones.

De manera breve, a continuación tendrás una explicación breve de los diferentes tipos de carga:

Recarga lenta

En esta es donde se utiliza un enchufe tipo Schuko (doméstico). No obstante, ha pasado a un segundo plano, puesto que sus tiempos de cargas pueden llegar hasta las 16 horas.

Recarga normal

Esta se lleva a cabo normalmente en casa con un punto específico y, es la forma más económica.

En lo que respecta a los automóviles eléctricos, la carga se lleva a cabo con una potencia de 3,6 kW hasta los 7,4 kW. Asimismo, el tiempo de carga que requieren estos vehículos para estar a al máximo, es entre las 6 y 9 horas.

Por el lado de los vehículos híbridos enchufables, una recarga convencional puede tomar entre las 2 y 4 horas.

¿Cuánto cuesta instalar un punto de recarga normal de un coche eléctrico?

En lo que se refiere al precio de una instalación, vale aclarar que este puede variar según los cables que se deban hacer entre el punto de carga y nuestro contador. Pero en líneas generales, un Wallbox puede costar alrededor de los 1.000 o 1.500€, igualmente, puedes acogerte al Plan Moves, el cual dispone de ayudas y subvenciones para estas instalaciones.

Recarga semi-rápida. Estaciones públicas de recarga

Con una potencia mínima de 11 kW hasta llegar a los 22 kW, este tipo de cargas se suelen llevar a cabo en una estación de carga pública. En este caso, un automóvil eléctrico cuya batería tiene una capacidad media de carga, puede completar el 80% en aproximadamente una 2 horas. Y en los vehículos híbridos enchufables puede tomar un poco más de media hora.

Recarga rápida. Estaciones de recarga rápida o ultrarrápida

Este modo de carga se puede realizar específicamente al momento de tener que viajar recorridos largos, y es que ya en España existen puntos de carga rápida e incluso ultrarrápida, con potencias de 150 kWh. En el caso de un vehículo cuya batería es de 40 kWh puede requerir un poco más de 30 minutos para completar un 80% con este tipo de carga rápida, mientras que el tiempo baja de esa cifra al momento de emplear una estación de carga ultrarrápida.

Además, cabe destacar que este tipo de carga precisa de unos conectores de corriente continua.

Este tipo de puntos de carga son normalmente empleados en una estación de carga o electrolineras.

Así funciona la recarga en corriente alterna (AC)

La potencia necesaria para la recarga de un coche eléctrico va a depender de diferentes aspectos, entre ellos la potencia del punto de carga, la temperatura del ambiente y de la propia batería, el estado en que se encuentra la batería, los cables que se conectan e incluso las características propias del coche. La mayoría de veces hay un factor limitante, y este será el elemento que gestione la potencia mínima requerida, y este puede ser el coche o el cable. Pero vamos a enfocarnos en el automóvil eléctrico.

En corriente alterna, un vehículo eléctrico puede ser trifásico o monofásico, si el coche es monofásico, se va a recargar como máximo a una potencia de 7,4 kW, más allá del punto de recarga. En el caso de un coche eléctrico trifásico, siempre que el punto de recarga cuenta con esa potencia, este se recargará a 11 o 22 kW.

Con respecto a los vehículos híbridos enchufables, estos presentan un caso particular, y es que su batería al ser más pequeña solo se limitan (la mayoría de modelos) a una potencia de 3,7 kW.

Así funciona la recarga en corriente alterna (DC)

En el caso de una carga rápida con corriente continua, la potencia máxima requerida va a depender de los mismos factores mencionados en el caso anterior, solo que se suma el estado de carga que presente la batería.

Por las cualidades químicas de la batería, estas se pueden cargar de manera más rápida cuando tienen un nivel de carga más bajo, mientras que su carga es más lenta conforme se van llenando. En líneas generales, las baterías requieren de potencias más elevadas en corriente alterna hasta el 70 u 80%, una vez ha pasado esta barrera, es decir desde el 80 a 100% de carga, la velocidad se disminuye. De igual manera, hay casos en los que esa disminución se produce a partir del 70%.

Es por ello que al momento de usar un punto de recarga público la carga del coche se realice hasta un 70 u 80% y ceder el puesto al siguiente en la fila.

¿Necesito contratar más potencia para cargar mi coche en casa?

A priori no se requiere contratar una mayor potencia en casa para recargar un automóvil eléctrico, ya que la que se ha contratado suele ser suficiente. No obstante, si se quiere disfrutar y sacar el máximo provecho a las baterías de estos coches, si que puedes ser una opción bastante interesante.

Recargar el coche con cargador de 3.6 kWh de potencia

En España, la gran parte de los hogares cuentan con la contratación de unos 4 o 5 kW de potencia para el suministro de electricidad, por esta razón, ante la presencia de un cargador de 3,6 KWh estamos frente dos escenarios:

Por una parte, si contamos con un cargador inteligente, este se encargará de regular su propia potencia conforme a la demanda energética que utiliza el inmueble. Es decir, si el inmueble está consumiendo 2 kW y la potencia máxima que se contrató es de 4,5 kW, el cargador gracias a su sistema inteligente solo usará los 2,5 kW de energía restante para recargar la batería del coche eléctrico. Asimismo, este es un escenario donde el tiempo se carga aumenta considerablemente.

En el caso de que el cargador no cuente con ese sistema inteligente y requiere 3,6 kW en la recarga, y, suponiendo que la vivienda gasta de nuevo los 2 kW y la potencia máxima contratada es de 4,5 kW, esto desencadenará que hayan sobresaltos con la máxima potencia recargada.

Utilizar cargadores de 7.4 kWh de potencia para cargar el coche

Hacer uso de estos cargadores o, base mural para la recarga, es una opción que suele ser utilizada mayormente para la carga de un automóvil eléctrico. Asimismo, pueden ser utilizados tanto en plazas comunitarias de aparcamiento como en las casas unifamiliares, y tiene la capacidad de trabajar con coches eléctricos o vehículos híbridos eléctricos enchufables.

Por el lado de las plaza comunitarias, es importante que se informa correctamente a toda la comunidad de propietarios y, si bien no es algo obligatorio el conseguir su aprobación para llevar a cabo la instalación de un punto de recargar para los coches con potencias que no superan los 9,2 kW, si es bueno tener el asesoramiento necesario para que la tramitación se realice correctamente.