¿Cómo funciona una electrolinera en España?

Es cierto que en ocasiones el precio que tenemos que pagar para obtener un coche eléctrico es un factor que preocupa a las personas que buscan dar el salto del automóvil convencional (motor de combustión) al motor eléctrico en España Madrid.

Sin embargo, para sorpresa de muchas personas, el tema que de verdad genera preocupación es el relacionado con la autonomía del vehículo eléctrico.

Esto puede llegar incluso a generar cierto nivel de ansiedad, pues provoca que, cuando estamos viajando trayectos de una considerable longitud, no paremos de pensar que el coche pueda dejarnos tirados en la carretera.

Como siempre, la solución a este problema está en, primero, conocer la ubicación de electrolineras y, segundo, planear con cuidado la hoja de ruta, escogiendo carreteras que cuenten con paradas que ofrezcan la posibilidad de llevar a cabo una recarga de nuestro vehículo eléctrico.

Incluso podemos hacer uso de una conducción optima e eficiente que hará que la carga de nuestro coche dure mucho más tiempo.

Si aun con todo lo anterior existen personas que no pueden estar tranquilas debido a esa incertidumbre de exponernos a situaciones nuevas y que pueden resultar muy molestas como quedarnos sin autonomía en nuestro coche.

Por ello a continuación hablaremos un poco de las electrolineras o zonas para llevar a cabo el proceso de carga del vehículo y poder estar seguros y tranquilos en la carretera.

¿Qué es una electrolinera?

Primero que nada, debemos tener claro a que nos estamos refiriendo. Para no complicar mucho las cosas, podemos decir que una electrolinera no es más que una Estación que permite llevar a cabo el proceso de carga de un coche eléctrico o un coche híbrido, obteniendo de esta manera la energía que necesitan para poder continuar con su debido funcionamiento.

Digamos que es el análogo a las tradicionales gasolineras para los coches que hacen uso de un motor de combustión.

Sin embargo, debemos dejar claro que, a diferencia de los coches de combustión, los cuales requieren si o si una Estación de recarga, los coches que hacen uso de electricidad pueden llegar a tener disponible la opción tanto de una electrolinera como de un punto de carga en el domicilio.

Existen gasolineras que son capaces de cubrir las necesidades tanto de vehículos de combustión como de eléctricos.

Tipos de carga para un coche eléctrico

Existen diferentes tipos de recarga para los coches eléctricos, a continuación, definiremos cada una de ellas.

Recarga Convencional

Este es, probablemente, el tipo de recarga más común en lo referente al ámbito doméstico. Normalmente, un vehículo eléctrico que haga uso de este tipo de carga puede estar conectado entre unas 4 u 8 horas hasta obtener el 100 % de su carga.

Cuando se hace uso de este tipo de carga en el hogar, se utiliza la intensidad de corriente y el voltaje que alimenta a toda la casa, esto quiere decir, unos 16 amperios de corriente y 230 de voltaje.

Esto quiere decir que, de manera usual, la potencia que es capaz de entregar uno de estos puntos es de aproximadamente 3,7 kW lo que se traduce en una carga de hasta 8 horas.

Si lo que buscamos es sacar el mayor partido de este tipo de recarga, lo mejor que podemos hacer es llevarla a cabo en un horario nocturno, pues a esas horas es cuando la demanda de energía disminuye.

Este es un tipo de carga que puede ser instalado tanto en garajes de viviendas como en casa comunitarias o unifamiliares.

Recarga Semirrápida

Esta es la solución más eficiente que puede encontrarse en centros de trabajos o en zonas en donde la persona vaya a permanecer solo un par de horas, por ejemplo, centros comerciales o supermercados.

En este caso, el vehículo se conecta por un tiempo aproximado de 3 horas (en el peor de los casos) para obtener de esta manera la totalidad de la carga.

Como es evidente, este tiempo puede variar un poco en función de la batería que tenga el vehículo y de la potencia que se tenga disponible en la Estación.

Dado que el tiempo medio de una persona aparcada es de 1 hora, en la mayoría de los casos esto significara una recarga de hasta un 80% de la batería del coche.

Este es un tipo de carga que hace uso de 32 amperios de corriente y una intensidad de 230 voltios en corriente alterna. Esto quiere decir que se puede llegar a tener hasta unos 22 kW.

Recarga Rápida

Esta es la opción que más se asemeja al caso de los vehículos de combustión. Por obvias razones, esto hace que sea la recarga más ideal para las estaciones de carga.

Suelen estar ubicadas en estaciones de servicios, restaurantes que se encuentre cerca de una carretera o en sitios donde el usuario no permanecerá por mucho tiempo.

En este tipo de recarga, el vehículo deberá permanecer conectado por alrededor de 20 o 30 minutos para obtener hasta una 80% de la carga de la batería.

Es importante destacar que este tipo de recarga hace uso de un tipo de conector que es diferente a los anteriores modos de recarga que hemos comentado.

La recarga rápida ocupa dos tipos de conectores para realizar el proceso, los CCS y los CHAdeMO. Estas son las recargas más idóneas en caso de tener que recorrer grandes distancias.

Algo que no debemos pasar por alto es que las demandas de electricidad en este tipo de recarga son bastante más altas que en los otros modos.

Esto significa que la red de servicio eléctrico tendrá que sufrir una adaptación. Esto hace que los puntos donde estas estaciones puedan ser colocadas se ven considerablemente reducidos.

Recarga Ultrarrápida

Por último, existe el modo conocido como recarga Ultrarrápida que, a día de hoy, es lo más cercano que encontraremos a una gasolinera tradicional.

Este tipo de electrolineras están preparadas para ofrecer hasta 150 kW de potencia, esto se traduce en poder recargar una batería de coche eléctrico en tan solo 5 minutos. Este tipo de recarga hace uso del mismo tipo de conector que en el caso de la recarga rápida.

¿Cómo funciona uno de estos puntos de recarga?

Su funcionamiento es muy sencillo, simplemente se extra un cable que sale del vehículo y se conecta a una toma de carga y listo, solo queda esperar a que se recargue la batería.

Es muy importante que antes de acudir a una determinada Estación de carga (electrolinera) nos aseguremos de que cuenten con el tipo de conector adecuado para nuestro coche.

En lo que respecta a Europa, el conector que a día de hoy se considera estándar es el CSS. Sin embargo, existen otros como el Schuko, el anteriormente mencionado CHAdeMO o el MENNEKES (más utilizado en España).