¿Qué se necesita para cargar un coche eléctrico?

Con el aumento cada vez mayor en la comercialización de automóviles eléctricos en España, esto trae consigo un mayor interés entre las personas sobre todos los aspectos relacionados con este tipo de vehículos, desde cómo funcionan, hasta conocer todo lo que rodea al tema de su recarga. Si bien el proceso de recarga de la batería de un coche eléctrico es bastante sencillo, como todas las labores, en este se deben seguir ciertos protocolos.

En el año 2020, en España se registraron al menos una cifra de matriculación de turismos que rozaba los 851.211, esto según la ANFAC (Asociación Española de Fabricantes Automóviles y Camiones. Asimismo, al menos 191.742 unidades de esos turismos eran coches eléctricos, híbridos y vehículos de gas. Esto es algo que se vuelve bastante interesante, y es que los vehículos que trabajan con energías alternativas, a pesar de ser un porcentaje aún reducido, está en aumento.

En ese sentido, los usuarios que están planteando la adquisición de un automóvil eléctrico en parte lo hacen por todos los beneficios que estos reportan, especialmente a nivel de recarga, pues su coste es inferior a los coches convencionales de combustible.

Si ya has tomado la decisión de formar parte de este grupo en crecimiento, es importante que cuentes con estos aspectos relacionados con su carga, así que sigue leyendo y presta mucha atención al contenido.

¿Dónde puedo cargar mi coche eléctrico?

Ya explicaba al inicio de este artículo cuán de importante es tener el conocimiento de todos los aspectos relacionados con la recarga de estos automóviles eléctricos, y en esos aspectos es importante dar a conocer en primer lugar a donde puedes acudir para la recarga de este tipo de coches. En ese sentido, son tres campos los que están enfocados a la recarga de los mismos:

En casa

Este es el método más común de los tres que vamos a mencionar, asimismo, está manera es conocida también como “recarga vinculada”. Según datos proporcionados por ADIVE, con estos puntos se recargan entre un 80 y 90% de todos los requerimientos energéticos que precisa el coche.

Del mismo modo, esta asociación aconseja que al mismo tiempo que se adquiera un automóvil eléctrico se lleve a cabo la instalación de su respectivo punto de recarga en el inmueble. En esta vía, se puede considerar como la manera más cómoda y a la vez, económica, eso sí, siempre nos acoplemos a los llamados de precio en el mercado, esto por medio de las tarifas por tramos y de las tarifas de súper valle.

Cuando nos referimos a la recarga del coche en nuestra casa es necesario distinguir entre dos escenarios:

El primero y el más ideal, sucede cuando el inmueble ya dispone de su propio garaje, puesto que tendremos a disposición la opción de montar un punto de recarga propio para nuestro coche, por lo que no de realiza un consumo tan elevado.

En el trabajo, centros comerciales, supermercados hoteles…

Denominada también como “recarga de oportunidad”, es un modo de recarga que tal como lo indica su apodo, es una oportunidad que tenemos para recargar la bateríadel coche eléctrico mientras realizamos otro tipo de ocupaciones, ya sea estando en el área de trabajo, mientras se realizan compras y demás escenarios. Asimismo, es importante que este tipo de cargas cuentan con el consentimiento de quien dirige el punto de recarga, especialmente si se trata de empresas, no te vayas a meter en líos.

Por el lado de los centros comerciales o supermercados (incluso hoteles), los propietarios de este tipo de organizaciones cuentan con una instalación específica para la recarga del coche de todos sus clientes, los cuales podrán optar por este servicio sin pagar un solo euro. Del mismo modo, es importante que tengas en cuenta que estos puntos de recarga no tienen un objetivo de realizar cargas completas, ya que además su tiempo de recarga es más lento, así que solo se usan para esos momentos en los que sean necesarios.

Esta opción es la que mayor rentabilidad ofrece para aquellas personas que no cuentan con una punto de recarga en casa.

Electrolineras

Las electrolineras son los puntos de recarga que mayor potencia y velocidad ofrecen al momento de cargar una batería. No obstante, al menos en España suelen escasear un poco, por lo que resulta un tanto desventajoso al momento de tener que viajar con un coche eléctrico a distancia bastante largas. Del mismo modo, las recargas por su parte son realizadas en corriente continua a una potencia de 50 kW.

Por otra parte, cabe destacar que está por aprobarse un borrador, el cual determina como aquellas gasolineras que tengan la capacidad de suministrar hasta 10 millones de litros de combustible, se encuentran en la obligación de implementar en un punto de recarga con la potencia de 50 kW.

De igual manera, aquellas gasolineras con la capacidad de sólo suministrar hasta un máximo de 10 millones de litros, deberán esperar un tiempo de hasta 27 meses después de que este proyecto sea aprobado.

Dato interesante…

Los propietarios de la corporación Tesla disponen de una línea de supercargadores, los cuales tienen la capacidad de llevar a cabo cargas de incluso 150 kW. Ante esto., existe al día de hoy la línea Lonity, la cual se formó para aquellas empresas como Daimler AG, BMW Group, Ford Motor Company y la organización de Volkswagen AG, quienes tienen intenciones de hacerle competencia a Tesla por medio de una red creada por toda Europa, la cual contará con diferentes puntos para las recargas rápidas con potencias de 350 kW. En ese sentido, empresas de España como Endesa X o Iberdrola tienen el objetivo de instalar mayor cantidad de este tipo de electrolineras o puntos de recarga rápida.

Los elementos que debes tener en cuenta a la hora de cargar un coche eléctrico

Ya entrando más a detalle en este tema, vale decir que a pesar de conocer dónde podemos recargar nuestros automóviles eléctricos, la verdad es que para conocer un poco más a fondo la recarga de coches eléctricos debemos tocar los criterios relacionados con los tipos de carga, los modos y los diferentes tipos de conectores que podemos encontrar actualmente:

Los tipos de recarga que hay para los coches eléctricos

De manera muy básica, un automóvil eléctrico puede lograr la recarga de su batería a través de tres maneras diferentes, las cuales son:

Recarga convencional

Para este tipo de cargas se suelen emplear un enchufe de tipo normal con 16 A (claro ejemplo de ello son los enchufes de los ordenadores), los cuales tienen una potencia variable entre los 3.6 kW hasta llegar a los 7.4 kW. En esta vía, un coche medio suele tener su batería completamente recargada en apenas 8 horas, obviamente, es algo que puede variar según la capacidad de la batería, pues va a tardar más tiempo si está completamente vacía, o si por el contrario se encuentra en un 20 – 30%. De igual manera, esta es la forma más recomendable para recargar un vehículo eléctrico en casa, y se suele llevar cabo sobre todo en la noche.

Recarga semi-rápida

Por medio de un enchufe con cualidades especiales y de 32 A, las baterías de este tipo de coches ya en un lapso de 4 horas está completamente llena. Asimismo, vale decir que la potencia empleada en este tipo de recarga suele variar entre los 11 hasta llegar a los 22 kW.

Recarga rápida

Con potencias que suelen superar incluso los 50 kW, son las que se emplean sobre todo en las electrolineras para lograr recargas rápidas para continuar con recorridos largos.

Asimismo, en sólo media hora se completa hasta un 80% de la batería por esta vía. Del mismo modo, para lograr este tipo de carga se necesita que la red de electricidad esté adaptada, puesto que el nivel de potencia que se emite es bastante alto. En ese sentido, vale aclarar que sólo se recomienda optar por este tipo de recarga sólo en casos puntuales, ya que si se hace de manera continua puede llegar a disminuir la vida útil que tiene la batería.

Por otra parte, cabe destacar que un automóvil eléctrico con la batería completamente al máximo de su carga, puede llegar a cubrir distancias de hasta 500 kilómetros, pero por norma general suelen rondar por los 300 km de autonomía.

Asimismo, es necesario que tengas claro como un vehículo eléctrico consume más energía cuando presenta altas velocidades, esto sucede sobre todo en las autopistas, mientras que al tener mayor circulación en la ciudad, la rondar velocidades medias, este tipo de vehículos van regenerando su energía, puesto que en este tipo de escenarios la autonomía de estos aumenta notablemente. Por esta razón se recomienda no andar al máximo de velocidad.

Los tipos de conectores que tienen los coches eléctricos

En la actualidad son varios los tipos de conectores que existen, pero presentan el inconveniente de que no se cuenta con una estandarización por parte de sus fabricantes y los países. Pero en general, estos son los tipos de conectores que existen:

  • Schuko para los enchufes de uso doméstico.
  • Conectores norteamericanos Yazaki o SAE J1772.
  • Conector mennekes: Este tipo de conector en conjunto al de tipo Schuko los notarás en gran medida en los diferentes puntos para la de recarga de coches eléctricos aquí en España.
  • Los conectores CCS o combinados, los cuales se emplean sobre todo por los alemanes y americanos.
  • Conectores scame, los cuales se utilizan por parte de los fabricantes en Francia para los vehículos híbridos enchufables.
  • Conector CHAdeMO, los cuales son empleados por los fabricantes en Japón para los puntos de recarga rápida la corriente continua.

Los modos de recarga de los coches eléctricos

Conocidos como modos de carga, son aquellos que funcionan para que el punto de recarga como los puntos doméstico o electrolineras, tengan una comunicación constante con el automóvil eléctrico. Del mismo modo, es gracias a esta interacción constante de información que se conoce cuál será la potencia a la que la batería del vehículo eléctrico se va a cargar, o por el contrario, para conocer cuando se debe para la carga por la presencia de algún problema, además de otras métricas.

En este sentido, los modos de carga son los siguientes:

Modo 1

Se emplea al enchufe Schuko (son aquellos enchufes convencionales de uso doméstico) y no hay presencia alguna de intercambio de información entre el punto de recarga y el coche. En este caso el vehículo se empieza a recargar una vez conectado a la corriente eléctrica.

Modo 2

En este caso también se hace uso de un conector de tipo Schuko, y con respecto al modo anterior, en este escenario ya existe una comunicación entre el punto de recarga y el vehículo, lo que permite tener conocimiento de si el cable se conecto correctamente para dar inicio a la carga del coche.

Modo 3

En este caso ya no se emplea un conector de tipo Schuko, por el contrario, se pasa a emplear un conector con sistemas más complejos, el conector mennekes. Asimismo, en este contexto ya existe mayor comunicación por parte de la infraestructura de carga y el vehículo, por lo que existe un mayor intercambio de datos, logrando un mejor control de cada una de las métricas durante el proceso de carga, entre ellos el control del tiempo que tomará la batería para llegar al 100 %.

Modo 4

Como ha sucedido a medida que pasamos de modo en modo, en este último caso ya existe una mayor comunicación entre la red y el automóvil eléctrico, y es que gracias al conector mennekes, se logra obtener toda la información relacionada con el estado que presenta el proceso de carga de la batería del coche.

Asimismo, únicamente en este modo es que se puede llevar a cabo un tipo de carga rápida cuando la corriente alterna pasa a ser continua. De manera más precisa, es con este modo cuando la recarga rápida se puede realizar sobre un automóvil eléctrico.