¿Cuánto cuesta instalar un Wallbox?

Conforme la comunidad de automóviles eléctricos crece, dudas como donde se puede recargar la bateríade este tipo de coches, o el coste de instalar un punto de recarga o Wallbox en nuestras viviendas, especialmente pensando en esta última, es importante que realizar este tipo de instalaciones puede resultar la opción más cómoda y aquella que nos va a permitir sacar el máximo provecho de la batería de nuestros coches eléctricos.

En ese sentido, te invito a continuar leyendo, puesto que a lo largo de este artículo vamos a tocar temas bastante importantes a tener en cuenta para la instalación de un Wallbox, pasando por conceptos básicos, hasta llegar al coste real que nos puede llegar a suponer.

¿Qué son los puntos de recarga?

Básicamente, un punto de carga es aquella herramienta con la que nosotros recargamos la batería de un automóvil eléctrico, y esto se realiza una vez el coche esté aparcado ya sea en el punto de recarga que se encuentra en el garaje de nuestra casa, o aquellos públicos.

Cómo ya comentaba, este proceso de recarga de la batería se puede realizar tanto en el garaje de nuestra casa como en los puntos públicos, y es que para cargar la batería de nuestro coche eléctrico podemos encontrar puntos de recarga instalados ya sea en garajes privados de viviendas unifamiliares, o del mismo modo en uno de uso comunitario o de la comunidad de los vecinos donde exista una plaza asignada de garaje. Por otro lado, también es posible que estos puntos de recarga se instalen en las plazas de parking privadas de tu empresa.

Asimismo, podemos encontrar distintos modelos de estos cargadores, los cuales pueden variar según la marca del coche en sí y, del tipo de cargador. De igual manera, lo más importante es disponer de ayuda profesional que se encarguen de realizar una asesoría al momento de adquirir un cargador correcto para cada automóvil eléctrico.

Tipos de cargadores según la potencia de carga

En el mercado son diferentes marcas y distintos tipos de uso cuando se trata de este tipo de cargadores. Asimismo, es importante tener en cuenta que podemos dividir no los cargadores en sí, sino que vamos a emplear las diferentes categorías según la potencia que ofrecen y la velocidad que tardará la batería en cargarse según la potencia. En ese sentido, los diferentes tipos de recarga son:

Súper-lenta

Este tipo de carga ya no se realiza hoy en día (al menos con muy poca frecuencia), asimismo, sólo emplea una corriente con intensidad de 10 Amperios. Teniendo en cuenta que un automóvil eléctrico con una batería pequeña de 24 kW, está se tardaría en recargar sin estar completamente vacía aproximadamente unas 12 horas o más.

Recarga normal o monofásica

Esta es la manera más recomendable al mismo tiempo que es la más usada por los conductores de coches eléctricos, asimismo, a pesar de que no es un tipo de carga muy rápida (en la mayoría de casos emplea una potencia de 2.3 kW), es la que mejor fomentará el rendimiento de la batería. En ese sentido, una batería de tamaño medio sin estar completamente vacía (no se recomienda una descarga total), puede tardar aproximadamente entre unas 6 u 8 horas, del mismo modo, este tipo de carga es el que mayormente se emplea en los puntos de recarga domésticos durante la noche. De igual manera, esta manera de recarga se realiza de manera muy sencilla, ya que a través de un conector de tipo Schuko (enchufes convencionales de las viviendas).

Recarga semi-rápida

Llevada a cabo con cargadores del modo 3, en este tipo de recargas se suele emplear una potencia de un máximo de 7.3 kW. También la manera más recomendable para cargar la batería de un automóvil eléctrico, en este escenario una recarga puede tardar un tiempo determinado de entre 4 y 5 horas.

Del mismo modo, en este caso se hace uso de un Wallbox que tienen su instalación en los garajes domésticos o comunitarios. Del mismo modo, cuando se emplea una recarga semi-rápida se realiza a través de un conector mennekes, el cual vale destacar es de los que mayor seguridad ofrece.

Recarga rápida

Empleada especialmente en electrolineras o en estaciones de carga, este tipo de recarga sin estar la batería completamente vacía, en un lapso de 15 a 30 minutos esta ya estará completa. Por otro lado, cabe destacar que este tipo de recarga sólo se recomienda en casos puntuales (viajes, recorridos largos, emergencias…), ya que además de tener un mayor costo, reduce la vida útil de la batería.

Del mismo modo, este tipo de recarga se emplea por los principales fabricantes en Europa, como BMW, Volkswagen o Daimler, los cuales emplean un conector CCS, el cual permite una recarga con potencia de hasta 350 kW.

Recarga Ultra-rápida

Esta es una opción que a pesar de no ser tan empleada, el objetivo con estas recargas es que el tiempo que tome en completar la batería sea de apenas 5 minutos.

¿Cuánto cuesta instalar un punto de recarga en casa?

Normalmente al adquirir un automóvil eléctrico tienes la posibilidad de solicitar a la marca del coche que instalen el punto de recarga para la batería del vehículo, claro, también existen casos en los que los propios fabricantes incluyen con el vehículo su propio punto de recarga más la instalación del mismo en la vivienda, brindando también una cierta asesoría para fomentar su uso correcto. Por otro lado, no debes olvidar las ayudas y subvenciones por parte del gobierno para la instalación de estas infraestructuras, aunque de esto ya hablaremos más adelante.

En líneas generales, debes tener muy claro que, según tus requerimientos propios y de la vivienda en sí, puedes optar entre diferentes opciones para la recarga de tu coche eléctrico:

Punto de carga en un garaje privado de viviendas unifamiliares

En este tipo de casos el coche puede ser conectado a la toma de la vivienda de 16 Amperios sin que exista algún coste adicional, solo el coste propio del consumo que tome la recarga. El principal inconveniente en este caso es que la recarga es menor a los 2.3 kW, por lo que tardará muchas horas.

Puntos de recarga Wallbox

Conocidos también como puntos de recarga de base mural, el coste para adquirir este equipo puede rondar los 100 hasta 350€, esto sumado al coste en sí de la instalación, la cual tendrá un precio más elevado según los metros de cableado que se empleen para llegar hasta la ubicación del contador individual, por lo que tendrá un precio aproximado entre los 400 y 700€. Entonces, de manera aproximada y sin realizar una evaluación general de tu caso, la instalación de un Wallbox puede llegar hasta los 1.000€. No obstante, es muy poco probable que llegue a superar tal cantidad de dinero.

Edificios nuevos en construcción

Siguiendo los lineamientos expuestos por el Real Decreto en el año 2014, todos los edificios de reciente construcción deben llevar al menos de manera preinstalada la presencia de un punto de recarga, ya que el principal del gobierno en España es fomentar la movilización eléctrica, por lo que a mayor cantidad de estas instalaciones mejor, y en ese sentido, al tener ya este tipo de equipos de manera preinstalada, facilita notablemente su instalación en el futuro.

¿Cómo es la instalación de un punto de recarga?

Para que se lleve a cabo la instalación de un punto de recarga es imprescindible seguir tres métodos de acción, los cuales serán empleados en función del punto de partida de la instalación:

Desde nuestra línea de suministro

En caso de tomar la electricidad directamente de nuestro suministro de energía eléctrica (empleada para la conexión de electrodomésticos y demás equipos). En este sentido, es importante que se realice una contratación de mayor potencia, claro, en caso de contar con un garaje de uso comunitario, la instalación se deberá hacer desde el contador de nuestra propiedad, el cual se puede encontrar o bien en nuestro inmueble, en un cuarto para contadores o en el mismo garaje en sí, sin embargo, esto llevará un empleo de mayor cableado.

Desde la red de suministro del garaje

En caso de que optemos por esta opción, el proceso de instalación se vuelve más sencillo, eso sí, hay que pedir permiso a la comunidad de propietarios de manera escrita, puesto que vamos hacer uso de la instalación que se encuentra presente, al mismo tiempo que consumimos la energía eléctrica de este garaje. En este caso, es importante que se implante un contador adicional, para que después nos repercuta la comunidad dicho gasto.

Usando una línea de suministro nueva

Esta es la manera más compleja y en este caso se debe emplear como una última herramienta, ya que optar por una línea de suministro nueva trae consigo el uso de un nuevo contador y, un contratista nuevo. Del mismo modo, con esta opción deberíamos asumir un coste fijo más elevado, ya que se deberá lidiar con el monto propio de la potencia contratada en nuestra vivienda, más el coste total de la potencia propia del cargador.

Ayudas para la instalación de puntos de recarga

Ya comentaba anteriormente como en España se presta la ayuda necesaria para la instalación de estos puntos de recarga, los cuales más las ayudas en sí por parte de algunos fabricantes de coches eléctricos, la movilidad eléctrica aumenta de manera considerable debido a esto.

En ese sentido, el reciente plan Moves, tanto su presentación del año 2020 como del presente año 2021, se contempla brindar una ayuda para aquellos puntos de recarga tanto privados como públicos, puesto que al momento de realizar una instalación de los puntos de recarga en garajes comunitarios preinstalados, se puede solicitar al ayuda.

Hablando específicamente sobre el plan Moves II, cuyo presupuesto es de hasta 100 millones de euros (puede ser expandible), este plan cuenta con el principal objetivo de aumentar la matriculación de automóviles eléctricos y fomentar un transporte por la carretera completamente eléctrico.

Asimismo, además de ser subvencionados todo los procesos relacionados con la adquisición de estos coches eléctricos, como ya comentaba, las ayudas y subvenciones también van dirigidas para todos aquellos puntos de recarga públicos como los privados, al igual que aquellos puntos cuya potencia no supera los 7 kW, llegando incluso para los que superan la barrera de los 100 kW potencia.

¿Por qué tengo que instalar un Wallbox fijo para una potencia superior a 3,7 kW?

Esta es una duda que puede surgir debido a la desinformación que hay al respecto, pero, igualmente antes de sacar conclusiones es importante comentar lo siguiente para que te hagas una idea de la importancia de instalar un Wallbox:

Una cargaempleando un Wallbox portátil (Modo 2) solo permite realizar una recarga utilizando una potencia de 3.7 kW y, siempre que la red de electricidad donde esté conectado el coche sea homologada para resistir dicha potencia, el tiempo de carga con 3.7 kW es de aproximadamente una 8 horas continuas, no obstante, los enchufes de tipo Schuko, aquellos de uso doméstico no suelen tener capacidad para soportar dicha potencia, es por ello que el modo 2 de recarga suele tener una potencia convencional de 2.3 kW, es por esta razón que en la actualidad no se recomienda tanto el uso de este tipo de Wallbox portátiles, ya que este tipo de cargadores que entregan en conjunto al coche eléctrico al tener solo 2.3 kW de potencia tardará mucho tiempo en completar la carga de la batería de estos vehículos, al menos los diseños más actuales.

En ese sentido, los Wallbox de instalación fija son los más recomendables, y es que actualmente son los que mayor comodidad y beneficios ofrecen a la movilidad eléctrica. Del mismo modo, como ya te comentaba anteriormente, con una potencia de 7.4 kW propia de estas infraestructuras fijas, el tiempo de recarga suele ser de aproximadamente 8 horas, eso sí, teniendo en cuenta factores como el tamaño de la batería o el estado de carga de la misma.

¿Necesitas Instalar un Cargador? Solicita Presupuesto Aquí