¿Qué es el control dinámico de carga?

Cuando eres propietario de un coche eléctrico debes contar con un sistema de recarga, entre los más usados están aquellos que instalamos en casa, es decir, un sistema wallbox.

Este sistema utiliza la energía eléctrica contratada en el hogar, lo cual puede ser un inconveniente al momento de utilizar otros electrodomésticos.

Para evitar que se presenten problemas al momento de recargar el coche eléctrico, como, por ejemplo, que salten los plomos por superar la potencia contratada y que para evitarlo tengamos que hacer un gasto adicional cambiando el plan de tarifa eléctrica lo que implicaría un aumento en el coste de la factura de electricidad, es necesario instalar un control dinámico de carga.

Control dinámico de carga

El control dinámico de carga es un equipo electrónico que trabaja con el punto de carga instalado en el hogar, cuya función principal es evitar que corten la luz por el exceso de consumo eléctrico, que puede producirse al cargar el coche y usar electrodomésticos al mismo tiempo.

Este sistema funciona mediante un sensor inteligente, que se encarga de regular la carga eléctrica transmitida a la batería del automóvil; es decir, cuando la batería se está cargando y se usa cualquier aparato eléctrico dentro del hogar, como la lavadora o el televisor.

Y este consumo simultaneo sobrepasa la potencia contratada, el punto de carga gracias a este sensor, reduce automáticamente la potencia que entra al coche evitando que la casa se quede sin luz.

En otras palabras, el objetivo principal de este sensor es autorregular la carga sin exceder la potencia contratada, dándole preferencia a los electrodomésticos del hogar.

Ventajas del control dinámico de carga

Entre las ventajas más resaltantes tenemos:

  • Evita que la casa se quede sin luz, pues permite cargar el coche eléctrico, con la potencia sobrante de la instalación, evitando que el exceso de consumo provoque cortes en el suministro eléctrico.
  • Ayuda a cuidar la batería del vehículo, ya que se encarga de limitar al máximo la potencia del cargador para que la batería no sufra ningún daño.
  • Ahorro en la factura de luz, debido a que el sistema aprovecha al máximo los recursos energéticos, lo cual permite un ahorro considerable en el coste de la factura, pues no se tendrá la necesidad de aumentar la potencia contratada para cubrir las necesidades del hogar.
  • Optimiza la recarga domestica si tienes instalado un punto de recarga en la casa para cargar la batería del coche eléctrico.

¿Cómo funciona el control dinámico de carga?

Cuando tenemos una instalación de punto de carga del coche eléctrico n casa e instalamos el sistema de control dinámico de carga, este realiza una lectura de la potencia consumida por la vivienda y le informa al cargador que potencia podrá suministrar a la batería del coche eléctrico.

Para entenderlo mejor, usaremos el siguiente ejemplo: La potencia total contratada es de 9 kW y procedemos a cargar el coche eléctrico, pero en ese momento en la vivienda se está consumiendo 4 kW el vehículo usaría 5kW para cargarse; si por algún motivo encendemos un electrodoméstico y pasamos de consumir 4kW a 6kW dentro de la vivienda, entonces de forma automática, el cargador del coche eléctrico disminuirá la potencia hasta 3Kw, para no sobrepasar la potencia contratada.

Control dinámico de carga fotovoltaica

Gracias a los avances tecnológicos y a la búsqueda de energía sustentable, en la actualidad es posible realizar la carga del coche eléctrico aprovechando al máximo las placas solares y las energías renovables.

Este tipo de control es un sensor que permite de forma inteligente, regular la potencia transformada por los inversores fotovoltaicos y la energía que proviene de la red contratada mientras se carga el coche.

Para controlar dicha potencia, el punto de carga monitoriza constantemente el consumo que realizan todos los electrodomésticos y dispositivos electrónicos que se encuentran en el hogar; cuando el wallbox se configura por primera vez, se anota la potencia máxima disponible que se dispone de la red eléctrica; es decir, la potencia contratada.

El punto de carga tiene en cuenta en todo momento para conocer que electricidad dispone para suministrarle al coche lo siguiente:

  • El consumo de todos los equipos electrónicos y del hogar.
  • El consumo del vehículo para recargar la batería.
  • La electricidad generada desde la instalación fotovoltaica.

Tipos de carga de la instalación fotovoltaica

La electricidad que se genera a través de la instalación fotovoltaica, permite que se use de varias formas mediante el balance dinámico de carga:

Cargar el vehículo usando solo el excedente que produce el panel solar

De esta manera se evita el consumo de la red eléctrica, en este caso el wallbox mide el excedente generado por las placas descontando el consumo del hogar.

Posteriormente el sistema procederá a comprobar si la electricidad disponible producida por las placas es superior a la potencia mínima del vehículo; y de ser positiva, procederá a enviar toda la potencia excedente de fotovoltaica al coche.

En caso de no contar con la energía suficiente, detendrá la carga de la batería hasta tanto no disponga de la suficiente potencia para retomarla.

Cargar el vehículo con un margen de seguridad

Cuando no se tiene suficiente potencia de la instalación fotovoltaica, se toma el mínimo de electricidad de la red eléctrica para que el coche se pueda cargar.

Por ejemplo, si el cielo está nublado y no hay energía solar en excedente, entonces el sistema tomará la potencia que requiera para culminar la carga de la red eléctrica sin sobrepasar la potencia contratada.

Realizar una carga máxima de potencia mediante la combinación del excedente de energía fotovoltaica y la potencia contratada disponible:

Permite cargar por encima de la potencia contratada, lo que es importante en un momento de emergencia, con esta configuración se monitoriza el excedente fotovoltaico y la potencia que dispone la red eléctrica y lo asigna en su totalidad al vehículo para lograr una caga mucho más rápida que lo que permitiría hacerlo utilizando solo la instalación fotovoltaica o solamente la electricidad de la red eléctrica contratada.

El objetico principal de este sensor es reducir considerablemente el uso de la red eléctrica para cargar un coche, priorizando la potencia generada por las placas solares, lo que se traduce en una reducción significativa de la factura eléctrica.